jueves, abril 19, 2007

Comentando comentarios

Sí, señor. He decidido solazarme en un ejercicio de autorreferencialidad y metablogueo, y escribo esta entrada sólo para comentar un par de comentarios que han llegado a este humilde blog ictidiabólico.

El primero de ellos corresponde a una de las primeras entradas, «La leyenda del pez diablo». Sabrá disculparme usted, amigo lector epiceno, si no lo cito completo. Lamentablemente, no dispongo de un sic del tamaño adecuado. De modo que, con su permiso, transcribiré sólo la parte relevante. Si le interesa conocer el ejemplar entero, no tiene más que seguir el enlace.

(...) despues de leer todo lo k dicen con respecto a ese animalsolo les puedo decir una cosa, yo ya lo he visto (...), y no es posible eso de k sea una raya k alguien corto y la transformo pork entonces hablamos de k alguien esta cazando esos animales y no es posible (...)

Entendió, ¿verdad? Por si no le quedó claro, se lo pongo en negro sobre blanco: cazar rayas es imposible. Algunos llaman a la raya «el animal incazable». No comprendo cómo no caí antes en eso; toda la argumentación que expongo en aquella entrada primordial se desmorona a causa de esa fatal distracción. ¡Encuentre usted alguien que haya cazado una raya alguna vez!

(Pescarlas, claro, es un asunto totalmente distinto.)

El segundo comentario llegó esta misma noche a la más reciente «Yo también soy astronauta». Opina mi nuevo colega:

Lo que debe de ser usted es muy fatuo y no astronauta, intentar justificar por que es tu amigo lo injustificable con unas falacias burdas y absurdas que se ha inventado mirando la enciclopedia espasa, es realmente patetico, maxime intentar hacer creer a los corderos, que estaba en lo cierto cuando decia que nosotros los astronautas, perdone señor fatuo pero ese hombre muy sobrio en ese momento no iba. asi que menos sectarismo y menos intentar justificar a los amiguitos cuando cometen barbaridades.Como ha cometido este edil de esa ciudad

Cantaría John Lennon si viera esto: Imagine no Heaven, and no irony signs. Ah, qué bonito sería vivir en un mundo así, ¿verdad? Al menos queda el consuelo de que tales carteles no servirían para nada: si pusiera uno que dijera en Helvética bien grande ALERTA, IRONÍA, no habría ninguna diferencia. Pues, ¿cuál es la esperanza de que note algo así:



alguien que no es capaz de ver esto:?



Imágenes de Rafael López Diez y Hans Splinter, respectivamente, usadas según licencia Creative Commons.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario