lunes, diciembre 17, 2007

Bumper y Val

Han pasado dos años desde que supimos de él por última vez, pero por fin el capitán Bumper Sticker está de regreso. Y en excelente compañía, según parece.

No, no me refiero a Val Kirlian. O tal vez sí. Depende de si sus gustos van por ese lado, amigo lector epiceno. Aunque, si ése es el caso, le recomiendo que tenga al día la cuota de su obra social. Y la de su seguro de sepelio, por las dudas. Si a pesar de todo quiere conocerla, puede ir a leer «Bumper Sticker y la pirata», la más reciente adición al número actual de Axxón.

Cuando hablo de «buena compañía» me refiero a los cuentos que acompañan a mi humilde pieza en el festejo de la inminente visita número diez millones al sitio de la revista. Mire, mire nomás con quiénes se está codeando en capitán Sticker:

  • «Diccionario Aakwail-Terrano», de Yoss. Una vez más Yoss nos sorprende con una notable exploración astro-bio-cultural narrada de una manera improbable.
  • «El efecto tortuga», de Ricardo Giorno. A veces el marido es como un hijo más. Y, en ciertas circunstancias, eso puede ser peligroso. Muy, pero muy peligroso.
  • «Borgeano», de Daniel Vázquez y Alejando Alonso. Cuando Star Trek sea grande, quiere ser como el universo cayau creado por Alonso. En esta pieza a cuatro manos tenemos una nueva exploración de sintelizados, cronoelipsis y dimensiones Calabi-Yau con interesantes ecos literarios.
  • «Éxtasis», de Carlos Gardini. ¿Por qué se molesta este hombre en firmar sus cuentos? Un Gardini es como un Picasso: el estilo identifica al autor más eficazmente que cualquier firma. Esta vez nos tienta con una suerte de Pigmalión doble e inverso no apto para menores.


Agradezco, por supuesto, a «Axxonita» Vázquez la invitación de unirme a estos festejos en tan notable compañía.

sábado, diciembre 15, 2007

Un fragmento del Libro de Hosú

Un día de aquellos predicaba el Profeta de Hosú en la plaza de la ciudad. Rodeábanlo sus discípulos, y las gentes del lugar oían arrobados sus enseñanzas.

—Habéis de ser mansos y unidos como ovejas —reconveníalos el Profeta—. No pasar el día peleando entre vosotros y haciendo escándalo como los tres gatos que viven en aquel callejón.

Estaba presente un erudito que quería desacreditar al Profeta, y, al ver la ocasión, la aprovechó de inmediato.

—Equivocado estás, ciertamente —lo acusó—. En aquel callejón no viven tres gatos, sino cinco.

—¡Y tú has de saberlo, por supuesto! —se burló el Profeta—. ¿Te ha susurrado Hosú al oído? ¿Se ha aparecido en tus sueños para enseñarte el número de gatos?

—No ha sido necesario, pues cuando venía hacia aquí pasé por el callejón y vi a los gatos con mis propios ojos. Ven, vamos a contarlos y veamos quién se equivoca.

—¡Ve tú, si quieres! Yo no necesito contar a los gatos, pues Hosú me ha dicho su número y Él no miente.

El erudito marchó al callejón y volvió poco después con gesto consternado.

—Equivocado estaba. En el callejón no viven cinco gatos, sino seis.

—¿Y te haces llamar erudito? —lo sermoneó el profeta—. ¡Necio!, te llamo yo. Hace un instante decías que en el callejón viven cinco gatos, y ahora dices con igual convicción que son seis. ¿Qué impedirá que más tarde encuentres un gato más y digas entonces que son siete? Tu palabra es veleidosa como una mujerzuela. ¿Cómo puede alguien creer en ti, si lo que afirmas hoy tal vez lo cambies mañana? Pero la Palabra de Hosú no cambia; es definitiva e inquebrantable, como los votos de una esposa fiel. Hoy dice que los gatos son tres, y mañana seguirá diciendo que son tres. Nada la alterará nunca. La Palabra de Hosú es inmutable, igual que la Verdad. ¡La Palabra de Hosú es la Verdad!

La multitud allí reunida manifestó su admiración por la sabiduría de las enseñanzas del Profeta. Y, entonces, tres de sus discípulos marcharon al callejón para matar a los gatos, cada uno con una piedra en la mano y otra en el bolsillo por si fallaba el primer tiro.

miércoles, diciembre 12, 2007

Mala noticia

Me he encontrado hoy con un triste anuncio de Terry Pratchett en el sitio web de Paul Kidby, el ilustrador de los libros de Mundodisco, con fecha de ayer. Me permito traducirlo aquí:

Amigos:

Me habría gustado mantener esto en reserva por un tiempo, pero a causa de las próximas convenciones y, por supuesto, la necesidad de mantener informados a mis editores, me parece injusto retener las noticias. Me han diagnosticado una forma muy rara de Alzheimer temprano, que está detrás del «accidente» fantasma de este año.

Lo estamos tomando con bastante filosofía y tal vez con un leve optimismo. Por ahora estoy continuando el trabajo para completar Nation y ya he tomado las notas básicas para Unseen Academicals. Si no hay imprevistos, espero cumplir con todos los compromisos actuales y, mientras sea posible, con los futuros, pero discutiré las cosas con los organizadores. Francamente, preferiría que la gente mantuviera la alegría, porque creo que hay tiempo al menos para algunos libros más :o)

[firma de Terry Pratchett]

PD: Quisiera llamar la atención a todos los que lean lo anterior sobre que esto debe interpretarse como «aún no estoy muerto». Por supuesto, lo estaré en algún momento futuro, al igual que todos. Para mí, esto puede estar mucho más lejano de lo que piensan; es muy pronto para saberlo. Sé que es muy humano preguntar «¿hay algo que pueda hacer?», pero en este caso sólo aceptaría ofertas de especialistas en química cerebral.

Primero lo del Negro Fontanarrosa. Ahora, esta noticia. Lola, toma nota.