sábado, enero 12, 2008

Éste es un blog adulto

Lo supe ayer, ante un teclado distante unos ciento cincuenta kilómetros del que estoy usando ahora. Con ese nuevo conocimiento en el equipaje (además de un libro de Christopher Priest y dos de Ursula Le Guin) emprendí el regreso a Pergamino. ¿No es notorio que uno a veces tenga que ir tan lejos para descubrir lo que tiene en su casa? Como aquel pobre hombre que atravesó un bodrio de doscientas páginas cuando podía haber encontrado lo que buscaba en un cuento breve de Borges.

La computadora de la que formaba parte el antedicho teclado quedaba en un cibercafé de la terminal de ómnibus de Rosario. Estaba equipada con todo lo que podría esperarse en una computadora de cibercafé: un escritorio atestado de íconos, un programita de gestión, un navegador discapacitado. Y sentado frente a ella estaba yo, aprovechando para revisar mi casilla de correo durante un hueco temporal previo a que zarpara mi micro.

Entre mi correspondencia de electrónica no había nada fuera de lo acostumbrado: algún que otro spam, un par de cientos de mensajes de listas de correo a muchas de las cuales soy apenas consciente de que estoy suscripto, la notificación de un comentario en la entrada anterior. Fue cuando quise verificar las cifras de visitas de Pez Diablo que me hallé ante un panorama desusado. Afortunadamente acerté a tomar una printscreengrafía. Haga click sobre ella para apreciarla en todo su glorioso 0,8 megapixel.


Ya lo ve, amigo lector epiceno. Si alguna vez pensó usted que éste es un blog infantil, se ha equivocado. Como usted mismo lo está leyendo, este sitio puede contener contenido adulto. Una niñera electrónica está tan segura de ello como para afirmarlo en un perfecto Engrish y subrayar su aseveración cerrando el navegador.

Pero no es este blog ictidiabólico el único en recibir tan severo trato. Hice la prueba con algunos más, entre ellos el de Lola Cárdenas y el de Mauricio-José Schwarz. La respuesta era siempre la misma: todos ellos pueden contener contenido. Contenido adulto, para más señas.
(Si bien se mira, la crítica de la pseudociencia y la superstición entra en la definición usual de «contenido adulto», en el sentido de que puede generar preguntas en los niños que los mayores no saben cómo responder.)

«Bien —me dije—, ya que mi propio blog es inapropiado para que yo mismo lo vea, entraré al sitio de Webstats y buscaré allí mis estadísticas de visitas.» ¿Adivina qué sucedió entonces?



¿A esto ha llegado el mundo? ¿Ahora es impropio que los niños vean estadísticas? ¿Alguien teme que se pongan a calcular desviaciones estándar sin estar preparados para asumir la responsabilidad social resultante?

Una rápida pesquisa en la barra de herramientas reveló la identidad del rapaz protector de la virtud:



Aparentemente, el software es de origen chino. Eso explicaría varias cosas: en primer lugar, en uso del Engrish, y en segundo, los curiosos criterios para determinar contenidos inadecuados para consumo humano. Creo que hice bien en abandonar rápidamente el lugar antes de que llegara la fuerza de choque de Google y me entregara a las autoridades competentes.

Pero ahora, ya en la seguridad de mi hogar, haré algo al respecto. Ya que este blog figura en el Index Weborum Prohibitorum, que sea por un buen motivo. He aquí, en consecuencia, una imagen de explícito contenido sexual, en primer plano y con el mayor grado de detalle:



Lamento mucho si hiero su sensibilidad, pero ésta es una cuestión de principios.

7 comentarios:

  1. Ahora resulta mucho más interesante leerte, sabiendo que está prohibido.

    ResponderEliminar
  2. Querido pobre infeliz:

    Después de 457 días, y aunque me propuse no hacerlo, voy a responder a su pregunta aquí, a pesar de que dije y mantengo que respondí en mi propio blog, no en el suyo, al que ni se dignó ir a buscar dicha respuesta bajo el juego tramposo de los días que llevo sin responder.

    Permítame que a un impresentable como usted no haya vuelto a dirigirle la palabra desde que me prohibió la entrada a su blog (prohibir, el arma de los amargados. ¿Cómo quiere que conteste si no me deja entrar? ¿Ya no se acuerda? Revise, revise sus comentarios... ¿O es que ya los borró?)


    Aparte de Fermi, le nombro simplemente a 5 partidarios de la Teoría de la Tierra Rara:

    Stuart Ross Taylor, astrofísico
    Stephen Webb, físico
    Simon Conway Morris, paleontólogo
    John D. Barrow and Frank J. Tipler, cosmólogos

    Además, le cito la wikipedia: "Actualmente una porción creciente de la comunidad científica se inclina a considerar que pueda existir alguna forma de vida extraterrestre, sobre todo desde fines del siglo XX, producto de nuevos descubrimientos, tales como la existencia de moléculas orgánicas en el espacio, y el demostrado hecho de que los planetas extrasolares son relativamente comunes".

    Como ve, a fines del siglo XX. Los 15 años de que hablo en mi texto, porque yo ya investigaba entonces, y también hace 25 años. Claro que usted cómo va a saber cómo pensaban hace 20 años, si iba todavía en pantalón corto.

    Sigan todos ustedes dándose jabón unos a otros, haciendo trampas y atacando 10 contra uno, como los valientes. Por mi parte, hasta siempre: sigan con su juego, que mientras yo me río viendo cómo otros comen de todos vosotros, los que les seguís el juego.

    santosrios

    ResponderEliminar
  3. ¿quién es santosrios? Alicia

    ResponderEliminar
  4. No puedo creerlo, de verdad, no puedo creerlo...

    O sea, que se le recuerda que tiene por contestar las preguntas:

    "¿Quiénes son los científicos que negaron la posibilidad de vida extraterrestre y los planetas extrasolares? ¿Dónde y cuándo lo negaron?"

    y por toda respuesta nos dice que los científicos consideran la posibilidad de que exista vida extraterrestre.

    ¿Alguien más se ha dado cuenta de que NO ha respondido a lo que se le pregunta?

    Es como si te preguntan "¿qué te apetece, lentejas o filete con patatas?" y tú respondes "sí". Que exista una respuesta no quiere decir que se haya respondido a la pregunta. Deben tener relación: la respuesta ha de contestar a la pregunta.

    Por cierto, tergiversadorcete, para tener "prohibido" el escribir aquí, se te lee con una claridad cuasi paranormal. ¿Será que tengo poderes, o será que nadie te borra las cosas que dices, por mucho que tú digas que sí?

    Lola.

    ResponderEliminar
  5. Repasando, lo cierto es que me gustaría hacer una aclaración.

    Ser científico no es garantía de no ser idiota. Un biólogo puede decir enormes barbaridades sobre física, un físico, sobre medicina, y un médico, sobre geología. Incluso existen casos de médicos que han demostrado sacarse el título en una tómbola, o físicos, o matemáticos a los que se les vaya la cabeza y crean firmemente en la astrología, siendo como tienen formación de sobra para saber que no tiene sentido alguno.

    Un truco de los charlatanes es "elijo a un científico medio despistado, y como el público general no sabe lo que es la inducción, hago creer que su postura es la postura de todos", aprovechando que en el habla cotidiana las palabras se emplean con menos rigor.

    Esto viene a cuento de que donde se inició originalmente esta discusión, nada menos que en enero del año 2006, este "señor" mezclaba con alegría el "la ciencia" con lo que algún despistado pudiera decir, entre otros trucos de primero de charlatán.

    Saludos de nuevo. Lola.

    ResponderEliminar
  6. El cuento no es de Borges sino un relato tradicional que está, al parecer y según dice él mismo, en las Mil y Una Noches (no tengo ese libro completo, no puedo chequearlo).

    ResponderEliminar
  7. Nice, great article, I read it with google translate

    ResponderEliminar