sábado, abril 26, 2008

Quien pensó esta promoción, ¿en qué pensó?

—Buenas tardes, señor. MovieStar le ofrece la posibilidad de ahorrar en el uso de su teléfono contratando un servicio que cuesta más de lo que usted paga regularmente.

—Gracias, pero no me interesa.

—Pero, señor, mire que esta promoción incluye importantes descuentos en las llamadas a Ulan Bator y Kuala Lumpur.

—¿Y para qué me sirve eso, si yo nunca llamo a esos lugares?

—Precisamente, ¡ahora va a tener una buena razón para hacerlo!

—¿Usted no entiende español? ¡No me interesa?

—Bueno, no se ponga así, señor.

¿Cuántas veces sucede esto en el mundo, día tras día? Muchas, a juzgar por lo que veremos a continuación.

La última promoción con que Movistar le ofrece a sus clientes argentinos la posibilidad de «ahorrar» se llama «Plan Comunidad Familiar».



No se puede negar que, a primera vista, parece conveniente. También es cierto que, a primera vista, la ballena parece un pez. Llámeme «hombre de poca fe», pero no puedo dejar de preguntar: ¿Cuánto me cuestan estos servicios gratis?

Luego de hacer click aquí y allá en el sitio de la empresa, dar marcha atrás, darme por vencido y acabar preguntándole a Google, encontré un Untitled Document con la información que requería:



Allí está la respuesta: para acceder a las llamadas y SMS gratis, debo desembolsar cincuenta y cinco pesos por mes. Curioso sentido de la gratuidad tienen algunos.

Sí, es cierto que Movistar es una empresa comercial y no tiene por qué regalar nada. Cierto es también que a un usuario intensivo de telefonía celular este plan puede resultarle beneficioso. Pero, en mis cuentas particulares, este monto representa casi el cuádruple de lo que gasto regularmente en el rubro. La generosidad de Movistar me saldría muy cara. Debo concluir, por lo tanto, que esta promoción no es para mí.

Y allí quedaría todo, olvidado el asunto sin pena ni gloria, ni mucho una entrada en este blog, si no fuera por el anuncio televisivo con que Movistar da a conocer la promoción al mundo. Al verla, a uno se le ocurre que la empresa no tiene mucha simpatía por los usuarios que hacen sus cuentas en vez de de gritar espontáneamente «¡Deme dos!».



Estoy seguro de que este anuncio quiere decir algo. Pero, ¿qué? ¿Que los que no se adhieren a la promoción son dobles de riesgo? Por cierto que no parece un oficio adecuado para un salmón.

No, lo único que aparentan tener en común los escépticos cantarines es que todos se hallan en peligro de muerte inminente. ¿Ése es el mensaje? ¿Cómo debo interpretar esto, señores de Movistar? No ayuda mucho que el anuncio culmine con la frase «mejor no perdérselo».

—Entonces, señor, ¿no va a contratar la promoción?

—No, ya le dije que no me interesa.

—Como prefiera. Pero antes de tomar cualquier decisión definitiva, recuerde por favor que hoy la calle está muy peligrosa. Y que tenemos su dirección. Buenas tardes.

3 comentarios:

  1. ¡Ah, el placer de que te quieran vender un plan que no te interesa en lo más mínimo, se los digas y aún así insistan!

    Yo el celular lo tengo con carga por tarjeta y lo uso mayormente para mandar SMS y recibir llamados. Raramente lo uso para llamar. Repito para que se entienda lo que sigue a continuación: Raramente lo uso para llamar.
    Eso hace que tenga crédito que se va acumulando vencimiento tras vencimiento (trampa para hacerme gastar más dinero, porque aunque yo tenga como cincuenta pesos de crédito, como se me venció tengo que reactivarlo cargándole más dinero, con lo que el crédito me crece más y así andamos, llenos de dinero a cuenta).
    Hace un tiempito me llaman de Movistar diciéndome que como yo era un usuario VIP (Very Important Pelotudo) que cargaba más de 30 pesos por mes de tarjeta (mentira, como mucho cargo 20) me ofrecían un plan de cuota mensual que, sí, era más conveniente (el costo por llamada era menor y tenía algunos números libres), pero que a MÍ no me convenía porque yo rara vez hago llamadas con mi celular, por lo que si bien cada llamada me cuesta el doble de lo que me costaría el plan, en el total el costo es mucho menor que la cuota del plan.
    O sea, le explicaba a la gentil señorita que intentaba venderme el plan, si normalmente hago cero llamadas mensuales pago los mismos cero pesos por hacer llamadas usando tarjeta o con un plan de cuota fija, me resultaba preferible usar el método de tarjeta con el que si quiero ese mes pago la cantidad de dinero que se me antoja y si no quiero no lo hago.
    ¿Fácil de entender, verdad? Pues no, media hora de conversación circular en la que cada treinta segundos yo trataba de recordarle que cualquier cifra multiplicada por cero da como resultado cero.
    Finalmente creo que le corté, no sin antes exigirle que no me llamaran más ni me mandaran más SMS avisándome que si cargo tal día de tal hora a tal hora me duplican la carga o algo así.
    Llamar no me llamaron más, pero los SMS me siguen llegando, lo que no sería tan grave si no fuera porque el robot que los envía a veces tiene insomnio y el celular me suena a las cuatro de la mañana para avisarme de lo lindo que es pertenecer a la comunidad Movistar, y que como somos más podemos afeitarle el bigote a Charly García (o algo así prometían, creo).

    En fin... peor son los de Fibertel, que siguen ofreciéndome desde hace cuatro años una conexión a Internet que no quiero

    ResponderEliminar
  2. ¡Cosa 'e Mandinga!
    Comento que cada tanto un robot de Movistar tiene insomnio y me manda un SMS a la madrugada ¿y qué paso? Que a las cinco de la madrugada me despierta el celular con un mensaje que me avisa que se me está por vencer el crédito y que me conviene recargar.
    ¡Gracias Movistar! ¡Eso es servicio!

    ¿El creador de este robot compartirá la filosofía milica de "Al pedo pero temprano"?

    ResponderEliminar
  3. No va el link, deben haber quitado el anuncio. En fin, con sto de las llamadas de las compañías telefónicas puedes cagarte en sus muertos más feos o echar unas risas a su costa. Mi suegro es un experto en sublimes contestaciones:

    - No, el señor no está. Yo solo soy el pintor.

    O también:

    Gracias, pero ya tengo internet. Pago 3 euros al mes y tengo 10 megas. ¿Mi compañía? xxx (se inventa una). Llevo 4 años con ellos sin un problema. Pero si usted me ofrece algo mejor...

    Y mi favorita:

    -No. Yo es que no tengo teléfono. No lo necesito. (...) Ni fijo ni móvil. No lo tengo. No sé cómo está usted hablando conmigo, pues no tengo teléfono. Debe ser un error.

    ResponderEliminar