sábado, julio 05, 2008

Reflexiones en la terminal

Una estación terminal de ómnibus es un microcosmos. O un microclima. O por lo menos está llena de micros. Como sea, la cuestión es que pasar un par de horas en una puede disparar el pensamiento en direcciones insospechadas y revelar secretos sobre el mundo, la condición humana y esas porquerías. Anoche estuve en la terminal de Retiro y esto es lo que observé:

  • Una gran estación de ómnibus es un lugar peligroso para dejar olvidada una escalera. En cuanto uno se descuida, le instalan un kiosco de revistas abajo.
  • Son kioscos grandes y bien aprovisionados, más que cualquiera que haya visto en Pergamino. Y no uno, sino uno cada diez metros. Se ve que los viajeros leen mucho.
  • Sin embargo, no vi a ningún viajero leyendo. Sí había varios viendo televisión. Han instalado unos televisorcitos a monedas para esparcimiento de quienes deben esperar la partida de su micro. Cerca de medianoche, la mayoría de los que estaban encendidos sintonizaban ShowMatch. Lo cual significa que la gente paga por ver ShowMatch. Así anda el mundo.
  • Un dato no menor: cada televisorcito indica las monedas que acepta, pero no cuánto tiempo se compra con cada una de ellas. O sea que la gente para por ver ShowMatch sin saber cuánto está pagando. En fin...
  • El cuerpo no experimenta necesidades fisiológicas entre las 22 y las 6. En consecuencia, los sanitarios están cerrados.
  • (En rigor, queda uno abierto. Pero el hecho de que el baño tenga horario no deja de tener lo suyo.)
  • Cuando los sanitarios, los locales de comida y las farmacias han cerrado, el negocio de souvenires con colores de equipos de fútbol sigue abierto. Debe cumplir una función muy importante.
  • Las concesiones comerciales en las terminales de transporte son al siglo XXI lo que las patentes de corso eran al siglo XVI. O acaso una terminal es una microeconomía mucho más próspera que la del mundo que la rodea.
Y eso es todo. No es mucho ni particularmente útil. Pero es lo que hay. Y me sirve como excusa para seguir mandando gente a La pulga snob. Vaya y hágale compañía a la pobrecita.

1 comentario:

  1. Me imagino que el baño que esta habierto las 24hrs es para leer las revistas para caballero a cualquier hora.


    "...O acaso una terminal es una microeconomía mucho más próspera que la del mundo que la rodea."

    Me parecio interesante, en Meshico (Meksico) donde vivo, encuentras coca colas (por nombrar un producto) un 50% mas caro dentro de la central de autobuses, que en cualquier tienda 2 metros afuera... Y lo curioso es que la gente compra ahi!

    ResponderEliminar