martes, agosto 12, 2008

El oso y el duraznero

Una vez, en medio de un bosquecillo, había un pueblito. Era un pueblito pintoresco y genérico, de los que se suelen fabricar por docenas para cuentitos como éste, con su escuelita, su cura y su zapatero remendón.

Resulta que muy cerca de este pueblito crecía un duraznero, un gran duraznero silvestre. Todos los veranos sus ramas se llenaban de frutas gordas y aterciopeladas que los chicos miraban desde lejos.

Sólo las miraban, porque no podían hacer otra cosa.

—No agarres duraznos de ese duraznero —los reconvenían sus madres—. Hay un oso que ronda el árbol y se come a los que se acercan.

Y ellos obedecían, por supuesto. Se contaban historias de niños traviesos que por hartarse de duraznos habían sido devorados por el oso. Así que los chicos se reunían en el linde del pueblo y miraban los duraznos soñando con la pulpa dulce y jugosa, pero todos se mantenían lejos.

Todos, menos uno.

Una tarde, a la hora de la siesta, un valiente fue derecho al duraznero. Tomó un durazno con temor, mirando cautelosamente a uno y otro lado; se lo comió y tiró el carozo. A continuación se comió otro, ya con más confianza. Y otro. Y otro más. Comió hasta que no pudo seguir y después se durmió a la sombra del árbol.

Ahí lo encontró su mamá al caer la tarde.

—¡Te dije que no comieras duraznos! —le gritaba mientras lo iba arreando a cachetazo limpio hasta su casa—. ¡Te podía haber comido el oso!

Pero no se lo había comido, y la noticia dejó atónito al pueblo. Hasta la fecha, todas las historias eran unánimes: chico que comía duraznos, chico que terminaba en el estómago del oso. Esa misma noche, los hombres instruidos se reunieron en el club a deliberar sobre el asunto mientras tomaban grapa Valle Viejo y jugaban al mus.

—A lo mejor el oso se murió —conjeturó el almacenero—. Después de todo, las historias son muy antiguas.

—Imposible —respondió muy seguro el director de la escuela—. Si el oso se murió, no hay nada que impida que los chicos se empachen de duraznos y después no quieran cenar.

Y, como eso era indeseable, todos estuvieron de acuerdo en que debía ser un oso muy longevo.

Fue el viejo bufetero del club el que dio con la solución. Las historias coincidían en que el oso se comía a los chicos que agarraban duraznos, pero en ningún lugar decía que lo hiciera inmediatamente después del hecho. Bien podía ser que, más tarde o más temprano, el oso acudiera a la casa del pequeño transgresor para alimentarse.

Era una respuesta tan satisfactoria como alarmante. Un oso en el pueblo siempre era un peligro, en especial uno tan rencoroso como aquél. Al día siguiente, todo el pueblo se armó en previsión de su visita.

La visita no se produjo en lo que quedaba del verano, ni tampoco en el otoño. Al fin, el invierno llegó sin que se hubiese visto oso alguno. Los braseros calentaban el club la noche que los hombres instruidos se reunieron a deliberar mientras tomaban caña Legui y jugaban a la generala.

—El oso ya no va a venir —opinó el comisario—. Ya debe estar hibernando en su cueva.

—¿Qué cueva? Si por acá no hay ninguna —retrucó el almacenero.

—Debe ser un oso que no hiberna —aventuró alguien.

—Debe ser un oso que no necesita cueva.

—Debe ser un oso que cava su propia cueva, como las vizcachas.

Entonces al cartero, que hacía poco que vivía en el pueblo, se le ocurrió decir:

—Para mí que el oso no existe.

Los demás se rieron de semejante ocurrencia. Le señalaron las escopetas y los machetes que tenían preparados desde hacía meses, y le hicieron notar que solamente un bobo se arma contra un oso inexistente. Hasta el intendente y el director de la escuela se habían armado, y ésos no eran ningunos bobos.

—Es más, mañana vamos a ir a cazarlo para que vea que sí existe.

Dicho y hecho: todo el día siguiente buscaron en el bosquecillo lindero al pueblo. Pasó la mañana y pasó la tarde, y al final se hizo de noche sin que hubiera aparecido ningún oso. Ni huellas de oso. Ni heces de oso, ni pelos de oso, ni nada.

—Cosa rara —dijo un baqueano al comprobar el gran sigilo del oso y su capacidad para esconderse en el monte ralo. El veterinario estaba maravillado por el eficiente metabolismo que debía tener para no producir desechos. El zapatero, por su parte, habló de lo gruesa y suave que tenía que ser la piel de sus patas si no dejaba huellas. Y, para no ser menos, el peluquero alabó la fuerza de su pelaje.

Todos estuvieron de acuerdo en que debía ser un oso muy particular, y redoblaron la vigilancia.

Pasó el tiempo, un tiempo largo. Varias veces el duraznero se llenó de frutas grandes y fragantes que terminaban pudriéndose en el suelo porque nadie las comía. El último que lo había hecho dejó de ser un chico para convertirse en un hombre, un muchachón fornido que un buen día se fue del pueblo en busca de horizontes más amplios.

Una vez más, los hombres instruidos se reunieron en el club para debatir el asunto mientras tomaban ginebra Bols y jugaban al tute cabrero.

—¿Cómo va hacer el oso para encontrarlo? —planteó el jefe de la estación de tren.

—Lo va a seguir a la ciudad —arriesgó un perito mercantil que andaba de paso.

—Le va a seguir el rastro por el olfato.

—Debe tener contacto con osos de otros lugares.

—El oso es un cuento —metió bocadillo el que había sido cartero y ahora era jefe de la oficina de correo—. Lo inventaron hace mucho las madres del pueblo para que los chicos no se empachen de duraznos y después no quieran cenar.

—Vea, don —se le enojó el comisario—, yo no sé cómo será en el lugar de donde viene usted, pero aquí no se insulta a las madres de los demás llamándolas mentirosas.

—Además —dijo otro con una risita—, si está tan seguro, ¿por qué no va usted a comer duraznos?

No contaban con que el antiguo cartero aceptara el desafío. Al día siguiente fue al duraznero, se atiborró de fruta y durmió la siesta a la sombra. Al atardecer, cuando volvía al pueblo, se encontró con que le cerraban el paso.

—¿Qué hizo, animal? —lo levantaron en peso el intendente, el cura, el director de la escuela y varios más—. ¡Ahora el oso va a venir a buscarlo a usted! ¿Es que no piensa en las pobres criaturas que pone en peligro? ¡Váyase! ¡Váyase y no vuelva más!

Y, después de echar al viejo, se levantó un cerco alrededor del duraznero y se emitió un edicto que condenaba al destierro a todo el que se atreviera a cruzarlo.

Pasaron años. Muchos años. El duraznero terminó por marchitarse y se lo comieron los bichos. El pueblo creció en torno al lugar donde había estado, que hoy es una plaza.

Todos los años, la Plaza del Duraznero es el centro de un festival que atrae gente de toda la región. Los visitantes ven representaciones de las antiguas historias: el muchacho que comió un durazno y huyó para proteger a su familia del oso; el cartero que violó insensatamente la ley y fue expulsado por las autoridades. Ambos debieron encontrar la muerte en tierra lejanas, bajo las garras y los colmillos del oso. Después de las representaciones viene el desfile, en el que los lugareños exhiben orgullosos las armas con que un día darán caza a la bestia sanguinaria.

Por supuesto, nunca falta en esos días un forastero que, después de un par de tragos de grapa, caña o ginebra, se atreve a ofender la tradición local sugiriendo que el oso es un invento. Pero los lugareños están preparados para eso, y enseguida le hacen ver que solamente alguien que no sabe nada de la longevidad del oso, del rencor del oso, de los hábitos de hibernación del oso, del sigilo del oso, del metabolismo del oso y del olfato del oso puede hacer una afirmación tan incauta e ignorante.

—¿Y el duraznero? —suele preguntar a continuación el impertinente, señalando la plaza y el cerco vacío. Y los lugareños, armándose de paciencia, explican una vez más lo que debería ser obvio para todos:

—El duraznero es una metáfora.


Actualización 13/08/2008: Meneado he vuelto a ser, y las visitas entran a raudales. Bienvenido, señor visitante epiceno. Si esta entrada le ha gustado, ¿puedo interesarlo con una porción de gateología?

Actualización 15/08/2008: Gracias a los esfuerzos de Ombresaco, ahora los samideanoj pueden leer una versión en esperanto: «La urso kaj la persiko».

52 comentarios:

  1. que tu relato alcance la difusión y supere al clásico "besándole el culo a Hank"

    alberto

    ResponderEliminar
  2. Lo puse en meneame:

    http://meneame.net/story/un-cuentito-ateo

    ResponderEliminar
  3. De verdad excelente, felicitaciones.

    ResponderEliminar
  4. Define perfecto a casi todos los mitos de dioses disponibles.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Genial, me ha encantado. Enhorabuena Diplotti!

    ResponderEliminar
  6. Andrés, realmente excelente el cuento, me gustó bastante (al igual que el de la "gateología"), te has ganado un lector. Saludos desde Venezuela.

    ResponderEliminar
  7. Vengo desde Meneame, pero pongo el comentario aquí ;-)

    Me ha encantado el cuento. No conocía este blog, pero me lo apunto. Me pondré ahora a leer los post anteriores a ver qué me he estado perdiendo.

    ResponderEliminar
  8. me encanto tu historia, realmente la disfruté, y me dieron ganas de hacerla animada.
    es que me imaginé en monitos de plasticina! =P

    si un dia te animas, podemos hacerla juntos.

    ;)

    ResponderEliminar
  9. No voy a negar que es una muy buena historia.

    Pero todos sabemos que si Dios quiere que no toquemos el arbol puede mandar ya sea a un Oso, a el diablo, huracan, tornado.

    O el Dios todo omnipotente, invisible, longevo y amoroso, puede darle vida eterna a un oso.

    Asi como el esta en todas partes ( al igual que santa clos) siempre te esta observando.

    Me imagino que la moraleja es:

    No importa que no encuentres nunca al castigador/Dios el esta ahi y te va a rebanar... o si no sus seguidores (pero es por que el asi lo quiso)

    ResponderEliminar
  10. A ver Ahuehuete me gustaría que me expliques bien eso, porque es un tópico muy recurrente entre los creyentes. Me refiero a la moraleja que pusiste al final sobre todo.
    Bueno en primer lugar debo decirte que no entendiste muy bien el mensaje del cuento, por eso te lo explicare.
    El árbol rebosante de frutos representa todo lo que la religión ha destruido por tener una idea equivocada; hombres admirables como Giordano Bruno por ejemplo, quemado en la hoguera por decir que había algo más allá del sistema solar. Bruno representa el fruto del árbol que se pudre inútilmente por falta de un pensamiento coherente. ¿Entiendes a lo que me refiero?

    Pero dejando eso de lado me intriga esa manía extraña que tienen los creyentes de necesitar verse a si mismos subordinados ante un poder superior. Perdón voy a intentar ser mas claro:
    ¿Por que necesitamos los seres humanos de un "castigador/Dios" como lo llamas tu, para hacer las cosas bien? ¿Es que no podemos obrar correctamente sin ser amenazados con el infierno?
    ¿Acaso matarías a alguien si te dijesen que igual entrarías el cielo?
    La verdad no me lo explico. Y por otro lado no debería gastar mi tiempo libre en esto. En fin…

    ResponderEliminar
  11. "esa manía extraña que tienen los creyentes de necesitar verse a si mismos subordinados ante un poder superior."

    *-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

    Los seres humanos necesitamos pensar que hay algo más en lo que depositar nuestra confianza...

    Alguien que nos cuida, ya que nosotros al parecer el trabajo no lo queremos (querés un ejemplo reciente? la guerra de Rusia que hoy acaba de terminar...)

    Alguien a quien encomendar nuestros muertos, y que los deje vigilarnos, ya que no creo que vos aceptes la muerte tan fácil... es más, ALGO DESPUÉS DE LA MUERTE, que dudo que exista con la ausencia de "una fuerza superior" -.-

    O sea, vos pensás que si te morís, listo; si se muere un familiar tuyo NUNCA lo vas a volver a ver, que no hay vida después de la muerte y que los milagros son simples coincidencias... Un amigo mío volcó en plena autopista a 110 por hora, y ahora está bien... qué suerte! bueno, la suerte también sería una "fuerza superior" así que ni siquiera tuvo suerte -.-

    Pensá lo que decís, o por lo menos respetá la libertad de credo como yo te respeto por ser ateo.

    ResponderEliminar
  12. Increible cuento, me ha encantado, la frase final me ha parecido GENIAL.

    'una metafora'

    Jeje

    Te del.icio.us -eo ahora mismo

    ResponderEliminar
  13. Oh, cuántos comentarios. Muchas gracias a todos. No creo que esto llegue a ser un nuevo "Besando el culo de Hank" como dice el primer anónimo, pero nadie dirá que no lo intenta.

    T., mis habilidades manuales dejan bastante que desear y no tengo paciencia para el stop motion, pero si quieres hacer tú algo así, ya ves que la licencia CC del blog lo permite. Llegado el caso, podría ayudarte con la adaptación.

    Emilio, estoy bastante seguro de de Ahuehuete lo dice con sorna.

    Y Naxo, gracias por venir a explicarnos que el oso debe existir porque es indeseable que los chicos se empachen de durazno.

    ResponderEliminar
  14. Yo respeto las opiniones de todo el mundo pero como ateo tengo que decir que no necesito ampararme en algo superior fuera de mí mismo. Yo soy mi propio camino y la suerte no es un parámetro de nada.

    ResponderEliminar
  15. Estupenda historia! Para mi ya se encuentra entre los clásicos de la literatura junto a las fábulas La Fontaine. Y además su sitio es para curiosear largo rato, no se me va a perder este blog.

    Salud! :)

    ResponderEliminar
  16. Muy lindo relato, pero me gustaría que esa creatividad la enfocaran más para el bien que para la negación de La verdad.

    He orado por ustedes, incrédulos, rebeldes, "librespensadores", sí, lo he hecho para que después de este tiempo de desleal duda, puedan acercarse a nuestro Señor,

    Él los ama a pesar de que ustedes lo niegan, Él sabe que algún día lo harán llegar a sus vidas, tarde o temprano.

    Y bien pues, los dejo en su regocijo ateísta, renegando de la vida misma, de Jesús, y sintiendose inteligentes por eso.

    Espero que no sea demasiado tarde para la mayoría de ustedes.

    Atentamente.
    Un hermano de ustedes.

    Pd.Todo lo anterior era coña. Ramén.

    ResponderEliminar
  17. Emilio:

    Creo que soy un poco (bastante) mal redactor (explicador), yo crei que se entendia la ironia/sarcasmo/satira. Lo entendi perfectamente el cuento, me encanto, estoy de acuerdo con el texto.

    De cualquier modo gracias por la explicacion.

    Respecto a:
    "¿Por que necesitamos los seres humanos de un "castigador/Dios" como lo llamas tu, para hacer las cosas bien? ¿Es que no podemos obrar correctamente sin ser amenazados con el infierno?"

    Por mucho que me cueste la iglesia a contribuido mucho a que no aya ese tipo de "cosas" a que no se maten seres humanos como si de moscas se tratasen (almenos que se le piense un poco). Creo y estoy completamente convencido que el ser humano es destructivo por naturalesa y las leyes naturales no tienen moral, es solo supervivencia o ¿Que el leon le remuerde la conciencia por comerse a la cebra madre de 3 "cebritas"?

    La iglesia nos guste o no a mantenido un poco a raya nuestros mas "letales" instinto. Eso no quiere decir que todo sea bueno y que no aya echo mal, pero si no era la iglesia algo/alguien mas lo hiba a hacer.

    ResponderEliminar
  18. Soy ahuehuete, nadamas que mi hermana tambien es bloggera y tenia su cuenta habierta y comente con su sesion xD pero soy Ahuehuete

    ResponderEliminar
  19. Si, me equivoque de cuenta xD.

    Andrés Diplotti: Me encanto tu blog, tambien me di una vuelta por el de los dibujos esta bastante genial!

    ResponderEliminar
  20. Ahuehuete recuerda que la iglesia solo puso leyes (mandamientos) para mantener a raya "los instintos" de los humanos, y lo hicieron para ellos mismos saltarse todas las reglas. Ellos como siempre, haciendo lo que predican.. si si...
    En fin, ponte a contar cuantas guerras han salido de ellos (y las que quedan, quizas no por la catolica ya),en las que se han utilizao su nombre, cuantos genocidios, cuantas torturas han realizado. Ponte a contar tanto lo que han hecho,como lo que no, que predican con ayudar a la pobreza, y no hacen más que enriquecerse y dejar que otros mueran.

    La iglesia ha sido la empresa más duradera.
    La iglesia ha sido la mayor potencia militar.


    Muuy bueno el blog! ;)

    -.LHC es nuestro mesias.-

    ResponderEliminar
  21. A ver si nos vamos dando cuenta, que ya somos mayorcitos todos. Es una lástima que todavía haya gente con la venda puesta.

    La religión en sí es una forma de meter miedo y subyugar a la gente. De tener controladas a las personas y dominarlas mediante el miedo.

    Y por supuesto, que decir del éxito mundial y tan duradero del mejor libro de fantasía escrito en todos los tiempos. Una herramienta para terminar de dominar al Mundo. Se llame Biblia, Corán, Talmud, o como se quiera, al final es lo mismo.

    De nada me vale que me digan que todas las penas y desgracias que nos ocurren son pruebas de fe en Dios. ¿Para qué? ¿A cuento de qué? Si fuera cierto que hay algún ser superior que cuida por nosotros, ¿estaría pasando lo que sucede en África? ¿los tifones y huracanes del Caribe son una prueba de que por aquella zona las gentes son muy malas?

    Con respecto a un comentario anterior. No entiendo la necesidad tan importante de creer en algo sobre lo que no tenemos una certeza (¿por eso lo llaman fe?): la vida después de la muerte. ¿Qué pasa si no hay nada más? La muerte y ya está, fin. Pues hasta ahí hemos llegado, para qué necesitar más.

    PD. Un relato muy bonito.

    ResponderEliminar
  22. Estoy cansado de leer cosas sobre Dios vs Ateos.

    No voy a decir mi inclinación, si uno u otro, pero mi experiencia me dice lo siguiente:

    1) El creyente deja de creer cuando le arrebatan a un ser querido.

    2) Los ateos creen cuando les llega la hora de su muerte, y necesitan creer que hay algo más.

    Mientras ninguna de las dos cosas pase, no se piensa que el otro pueda llevar la razón, y nadie se baja del burro.

    moraleja: Piensa lo que quieras, que yo seguiré siendo _______ hasta que una de las dos opciones anteriores me pase.

    ResponderEliminar
  23. Excelente el "cuentito". De dónde coños saca Ulysess eso de que en momentos difíciles los creyentes pierden la fe y los ateos se hacen creyentes? Da por cierta e inamovible una suposición. Habrá quien si y quien no. Y las excepciones, no confirman la regla; al contrario, la destruyen.
    El concepto de vida eterna, por otra parte, sirve para desvalorizar ésta, a la que los ateos en general tenemos en muy alta estima, precisamente porque no hay ninguna evidencia de otra.
    RDL

    ResponderEliminar
  24. ulysess, tu "experiencia" no es más que una ridícula simplificación. Sin acritud.

    Por cierto, no tienes que elegir entre una y otro como si fuesen helados. No te compliques, mejor sigue pensando lo que quieras.

    ResponderEliminar
  25. Interesante, creativo y bien estructurado; me ha gustado mucho el cuento. Me recordó al oso Bíblico mandado por Jehová que mato a 42 niños por burlarse de Eliseo por ser Calvo.

    II Reyes 2:23-24

    23 De allí subió a Betel. Iba subiendo por el camino, cuando unos niños pequeños salieron de la ciudad y se burlaban de él diciendo: «¡Sube, calvo; sube, calvo!»

    24 El se volvió, los vio y los maldijo en nombre de Yahveh. Salieron dos osos del bosque y destrozaron a 42 de ellos.

    ResponderEliminar
  26. Joder, diablitabuena, ¿no le bastaba con unas nalgadas?

    Qué ser tan cabrón. XD

    ResponderEliminar
  27. Buenas, enhorabuena. Me he tomado la libertad de traducirlo al esperanto, (http://es.wikipedia.org/wiki/Esperanto)y en mi blog (http://laherezulo.blogspot.com/2008/08/la-urso-kaj-la-persiko.html)

    Si te molesta (hago notar que es una traducción y enlazo aquí) lo quito sin problema.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. No, Ombresaco, no me molesta para nada. Al contrario, te agradezco el esfuerzo para traducirlo. Dankon.

    ResponderEliminar
  29. Dice Naxo:
    O sea, vos pensás que (...) los milagros son simples coincidencias... Un amigo mío volcó en plena autopista a 110 por hora, y ahora está bien...
    Y esto me hace recordar la primera nota al pie que Terry Pratchett pone en "Interesting Times":
    Cuando alguien se salva de una muerte segura por una extraña concatenación de circunstancias,dicen que eso es un milagro. Pero, por supuesto, si alguien muere por una loca cadena de eventos -el aceite derramado justo allí, la valla de seguridad rota justo allí - eso también debería ser un milagro. Sólo porque no sea lindo no significa que no sea milagroso..
    Y, citándome a mí mismo en un plagiomenaje a esta cita de Pratchett:
    Sólo son milagros aquellos acontecimientos fortuitos y de poca probabilidad que resultan auspiciosos y que permiten reafirmar la fe de los incrédulos. Cuando el acontecimiento tiene un resultado aciago o que contribuye a poner aún más en duda la existencia de un Dios bondadoso entonces lo llamamos “desgracia”.

    ResponderEliminar
  30. Ne dankinde (De nada), se ve que progresas rapidamente. En serio, gracias a tí

    ResponderEliminar
  31. Excelente cuento!
    Naxo: no te parece que en vez de esperar un "milagro" podria empezar tu amigo por manejar prudentemente? sería bueno ya que lo único que sabemos es que tenemo ESTA vida...si hay otra o no ¿por qué nos importa tanto? estamos aquí ahora, y por tan poco tiempo... No te enojes, es para que lo pienses nomás...
    recomiendo: God's Delusion, documental...
    Suerte amigos!

    ResponderEliminar
  32. Todavía estoy sacando raíces de un duraznero que saqué de mi quinta. Gracias a Dios! ja.
    muy bueno el cuento y el blog

    ResponderEliminar
  33. Es muy bueno. La primera parte, sin embargo, resulta un calco de "Sutil invasión", de Pere Calders.

    ResponderEliminar
  34. Diablita, no eran niños, sino muchachos. A ver si los ateos renováis el repertorio, que cada día media menos distancia entre vuestra metodología y la de un TJ.

    ResponderEliminar
  35. Niños o muchachos igual la fábula tiene como moraleja: los calvos son los elegidos del Señor..

    ResponderEliminar
  36. Hola Andrés, me gustó mucho tu cuento. Lo postié en:

    http://www.cyberateos.org/foro/viewtopic.php?f=3&t=1635

    ¿Te Parece? O si quieres lo saco de ahí.

    Un abrazo
    Ana

    ResponderEliminar
  37. No hay problema, Ana.

    De todas formas, gracias por preguntar.

    ResponderEliminar
  38. Muy buen relato, Andrés, lo he leído desde "La ciencia y sus demonios", y me ha encantado. Enhorabuena por el cuento y por el blog.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  39. Muy buena historia, Andrés.

    Después de terminar de leerla, me vino a la memoria "Esperando a los bárbaros", de Kavafis, hay cierta similitud de fondo, según yo.

    Saludos.

    Darío

    ResponderEliminar
  40. Un cuento muy muy bueno, en todos los aspectos. 10/10

    Saludos.

    ResponderEliminar
  41. Me gustaría hacer una versió ilustrado como cuento infantil para distribuirlo en pdf bajo creative commons si me lo permites.

    ¡Excelente relato!

    ResponderEliminar
  42. ¡Pero por supuesto, Incognia! Estaría encantado.

    ResponderEliminar
  43. Luego, el oso es amor.

    ResponderEliminar
  44. Excelente relato, ¡te felicito! Tienes un estilo muy fluido y bonito para narrar, con uso justo de recursos. El mensaje es más que obvio y fácil de interpretar para cualquiera que sepa que el oso jamás existió. Saludos.

    ResponderEliminar
  45. Flaco, este cuento es excelente, te felicito.
    Matías

    ResponderEliminar
  46. estaba chevere el cuento, jeje
    osea que el oso es verdadero y el duraznero una metafora??jajaa
    se parece a los creyentes que dicen que dios existe, pero adan y eva son una metafora
    jajaa no se dan cuenta que diciendo eso, invalidan la creencia entera
    saludos

    ResponderEliminar
  47. Lo leo bastante seguido y se me escapa una sonrisita cuando lo leo...
    Muy buen cuento!

    ResponderEliminar
  48. ¡Excelente, Andrés! En breve me lo llevo a mi blog. ¿Se hizo finalmente la versión gráfica?

    ResponderEliminar