sábado, octubre 04, 2008

La religión es como la mujer

Antes de que me lo recrimine, le hago notar, amigo lector epiceno, que hace más de un mes que no escribo sobre religión. No, que en todo ese tiempo no haya escrito sobre ninguna otra cosa no invalida mi argumento. Y a fin de cuentas, el blog es mío y escribo lo que quiero.

Bueno, bueno, está bien. No llore. Le prometo que la próxima entrada será sobre otra cosa. Pórtese bien y le compro un helado.

Pero, mientras tanto, permítame dar forma a una de mis más recientes elucubraciones al respecto. Y forma le daré siguiendo la antigua tradición de los chistes machistas que se niegan a morir; esos fósiles vivientes culturales que, cual cocodrilos, se las arreglan para seguir existiendo durante eones sin sufrir ninguna adaptación memética significativa.

Sin más prolegómenos, pues, le presento aquí los diez puntos en que la religión es como la mujer.


1. Todas son iguales. Excepto la de uno.

2. Hay quienes la necesitan para que les diga qué hacer y qué no hacer.

3. Cada uno se siente el único con derecho a hablar mal de la propia.

4. Muchos siguen con la suya sólo por hábito.

5. Suelen augurarle a uno las peores calamidades en caso de que las abandone.

6. Más de uno se acostumbra a que le grite y le diga lo indigno que es.

7. Otros, en cambio, se cansan y la dejan por otra más joven y más loca.

8. ... y terminan descubriendo que las más jóvenes y locas proporcionan sensaciones más intensas, pero también exigen más dinero.

9. Algunos se sienten atraídos por las orientales.

10. Y, finalmente, el que no tiene ninguna es rarito.


Ahí está. Eso es todo.

Fenomenal pavada, ¿no?

10 comentarios:

  1. Jajajajaja, me he reido con ganas, que buena entrada.
    Desde luego es en la mejor tradicion de los chistes machistas, pero con las religiones adiquieren un nuevo e hilarante sentido.

    A ver que tardan en venir a gritarte de todo :P

    ResponderEliminar
  2. Iván, lo bueno (que no había advertido antes) es que la entrada da para que me vengan a gritar por partida doble: los que me llamarán "impío" por un lado, y por el otro los que me dirán "machista". Ya me lo han dicho en Menéame. Menos mal que no lo escribí en el estilo de las gestas de caballería, o vendrían a llamarme "medievalista", "monarquista" o cosa parecida.

    ResponderEliminar
  3. La cosa va a peor, cada vez más gente parece haberse metido el sentido del humor por el culo y se comportan como verdaderos estreñidos mentales.

    ¡Que solo es un chiste! ¡Un chiste! ¡El autor no está diciendo nada malo de las mujeres, solo es un chiste!

    Apuesto a que la que te ha dicho "machista" es de las que se ríe con algo como esto:

    "¿Sabías que si iluminas a un hombre con una linterna el interior de la oreja, la luz sale por la otra?" (explicación para "rubias mentales": porque se supone que tiene el cerebro en otra parte y la cabeza está hueca).

    Ni gastar una broma puedes sin que alguien se ofenda. Pues el que se ofenda, que se haga examen de conciencia, a ver si resulta que está viendo algo de sí mismo que no le gusta y pretende que los demás no se lo recuerden.

    Saludos. Lola.

    ResponderEliminar
  4. Ouch! Me sentí extrañamente aludido... mi gusto por las mujeres orientales quizás sea indicativo que debo acercarme al budismo

    afortunadamente (Si, la mitad de mi discurso está dirigido ponzoñosamente hacia la religión) no gusto de las mujeres rancias, impositivas, manipuladoras y abotagadas, quizás por eso abandoné la religión católoca hace muchos, pero muchos años :P

    Por lo demás, disfruté de esta entrada como enano xD

    ResponderEliminar
  5. En Menéame existe una efectiva guardia pretoriana velando, a golpe de voto negativo, para que nadie se salga de la corrección política.

    Por cierto: muy buena entrada. Además tiene todos los números para tranformarse en uno de esos archivos Power Point, mil veces reenviados, con fondos de puestas de sol y música New Age.

    ResponderEliminar
  6. -si tenes dos al mismo tiempo una se ofende

    - si tenes una, no podes hablar bien de otra...

    ResponderEliminar
  7. Muy bien, bombones!
    Conclusion: para nosotras, lo mejor sigue siendo ser ateas... pa follar como paganas.
    Ya me lo habia dicho mi abuela que nos dejó de bautizar hace dos generaciones.
    A ustedes que dios los ampare, o la religion, que los tiene tan preocupados.

    ResponderEliminar
  8. MACHISTA!!! MACHISTA!!! MACHISTA!!!
    ______________________________________

    Nah! Es mentira yo no discrimino sino que me rio con todos los chistes. Y usualmente cuando oigo chistes de mujeres me doy cuenta que cuando los cuentan los cuentan por algo, asi como los chistes que cuentan las mujeres de "todos los hombres son iguales" (que si no lavan trastes, que si el cerebro no lo tienen en la cabeza, etc) lo unico que me alegra es no estar -al menos en la mayoría de los casos- incluída en la población a la que se refieren los chistes (o a lo mejor y lo estoy y yo ni cuenta jaja, pero si, digamos que soy bien rara vaya -y no, eso último no significa que yo sea lesbiana, de hecho me siento tan atraida por las mujeres como por la religión... soy atea! =D -)

    @Alacran Sonriente: De acuerdo, de acuerdo. Pero mas que pa follar como paganas conviene ser ateas para poder usar anticonceptivos, porque la mayoría de religiones dicen que es pecado.. tambien lo otro es pecado, pero parece que casado es menos pecado, en cambio casado y usando anticonceptivos es pecado, pero "a los que dios nos de" no es un metodo anticonceptivo efectivo y al menos en ese sentido Dios parece ser dadivoso...Digo: parece que Dios no te va dar dinero pero si hijos de a montón (y de amontón, si entienden el chiste).

    ResponderEliminar
  9. para que estan con cosas raras

    la verdad es esta
    el 99% de los hombres y 99% de las mujeres tienen rabia o miedo o algo raro contra el otro en diversos sentidos
    y creo que eso es natural

    ResponderEliminar
  10. ¡G-E-N-I-A-L! ¡Simplemente GENIAL! Acabo de descubrir esta página por azar y creo que ya me hice adicto.
    Felicidades!

    ResponderEliminar