lunes, enero 26, 2009

Por favor, no delante de los niños

Un viejo amigo de la casa, Oscar Ortega, alias «Santosríos», contaba en un tiempo entre sus múltiples actividades de hombre orquesta la producción de un programa «educativo» llamado Tú qué sabes. Así, sin signos de interrogación, que para eso son los programas educativos. Curioseando hoy por la red me topé con este video promocional en el que se lo ve a don Santosríos en acción, departiendo con sus pares intelectuales:



Se suele recomendar en el medio no trabajar con niños ni con animales, por su capacidad natural de opacarlo a uno. Pero don Ortega logra de todas maneras atraer la atención sobre sí mismo, manifestando como escritor y presentador del show la misma pericia que le hemos conocido en sus otros emprendimientos. Se ve que está dispuesto a que su ignorancia no muera con él, sino que perviva en la siguiente generación.

Específicamente:

  • Aquellos es un pronombre demostrativo, no un pronombre personal.
  • ¿«Pacopepe»? ¿«Loslasloslos»? ¿Qué opciones son ésas? ¿«Qué número va después del tres»? Vamos, los niños son niños, no idiotas.
  • Infinitivo y gerundio no son tiempos verbales. Son, junto con el participio, formas no personales del verbo.
  • La lengua puede estar, en efecto, en la oreja, en el ojo, en el sobaco y en la boca. Pero diría que no son temas para tratarlos frente a los niños. (¿Cómo «qué chiste malo»? En comparación con «el superpoder de Superman es hacer caca sin quitarse los calzoncillos», lo mío es digno de estudiarse junto a las comedias de Aristófanes.)

En fin, podría decirle que es buena idea tratar de aprender algo antes de querer enseñarlo, pero, ¿para qué? Llevo haciéndolo desde hace dos años. Nunca escucha.